¡Road trip por Portugal!

octubre 02, 2019

Lo que todos queremos al entrar a un blog, son datos. Datos de dónde comer, dónde dormir, cuántos días quedarnos en cada lugar, cómo trasladarnos y por supuesto, qué ver.

Palacio da Pena - Sintra

Yo soy mala para eso, generalmente comemos donde nos pilla el día, nos quedamos muchos días en cada lugar ya que nos gusta el "slow travel" y rara vez recolecto datos para nuestros viajes ya que nos gusta ir descubriendo los destinos a nosotros mismos.
En esta ocasión fue algo diferente, teníamos pocos días y una ruta incierta, por lo que sí tuvimos que hacer una investigación previa de los lugares que no nos queríamos perder y agregarlos en la ruta. De esta manera fue como nuestro maps.me quedó lleno de pines que nos facilitaban la vida a la hora de elegir un camino u otro.

En este post dejaré muchos datos, algunos usados por nosotros y otros que nos recomendaron en distintas oportunidades y que no tuvimos la suerte de probar. De alojamiento ni me pregunten, ya saben que viajamos y dormimos en nuestro amado camper que arrendamos en Siesta Campers. Si estás con la duda de recorrer Portugal sobre ruedas, haz clic en este post para terminar de convencerte: "Viajando en Camper: Portugal".



Nuestra Ruta:


Madrid
Oporto
Aveiro
Óbidos
Sintra
Comporta
Milfontes
Sagres
Lagos
Marinha
Lisboa
Madrid
(Para conocer tiempos de traslado y tips de carretera o peajes, pueden revisar nuestra ruta en el post anterior).


Día 1:
Salida de Madrid a las 9:20 de la mañana y llegada a Oporto a las 9:35 am (una hora de vuelo aprox y una hora de diferencia horaria).
Al llegar tuvimos que hacer hora en el aeropuerto de Porto hasta que Vasco, un portugués de la empresa en la que habíamos arrendado el camper, nos trajera la nuestra. En la espera comimos algo en una cafetería, había una zona de niños y aprovechamos de comprar un chip de teléfono en una tienda Vodafone.

Vasco nos recogió en el aeropuerto y nos fuimos a una bomba de bencina cercana donde nos dio todas las instrucciones sobre su uso. Fuimos al supermercado para llenar refrigerador y despensa, e inmediatamente nos fuimos a recorrer Oporto todo el día hasta que se puso el sol.

Capilla de las Almas - Rua Santa Catarina


Qué ver en Oporto:
Iglesia de los Clérigos
Sao Nicolau
Puente Don Luis I
Livraria Lello
Iglesia de San Francisco
Avenida dos Aliados
Liberdade Square - Cartel PORTO
Iglesia de San Ildefonso
Capilla de las Almas - Rua Sta Catarina
Rua das Flores
Estación Sao Bento


Durante el recorrido a pie encontramos Bar Base Porto, un bar ideal tipo After Office al aire libre, así que nos tiramos en el pasto a tomarnos algo y descansar las piernas.

Nosotros nos estacionamos en Liberdade Sq y recorrimos todo a pie con el coche. Hay muchas subidas y bajadas, pero es perfectamente caminable. También llevamos la mochila de porteo, pero entre las subidas y el calor, optamos por el coche.
Terminamos el día en Miradouro da Serra do Pilar, al otro lado del río. Cuando se puso el sol manejamos un poco hacia al sur, encontramos un buen lugar para parar a cocinar algo y con los niños comidos y en pijama, seguimos ruta a Aveiro. Está muy cerca, pero preferimos amanecer ahí que tener que manejar en la mañana.

El lugar de pernocta que teníamos marcado era debajo de un puente. Al llegar lo sentimos bastante tétrico, pero ya era tarde y era lo que teníamos a mano.
Dejo las coordenadas y link al mapa aquí:
N 40.64505, W 8.65540
N 40°38'42", W 8°39'19"

Día 2:
Amanecimos muy temprano ya que a esa hora de la mañana ya empezaba a haber movimiento en la autopista que pasaba sobre nuestras cabezas. Levantamos campamento de inmediato para ir a desayunar a algún lugar con vista a los canales. Oporto es una especie de pequeña Venecia llena de canales y calles.
Después de vestirnos sin ducharnos, de cantarme cumpleaños feliz y de comer un buen desayuno, decidimos hacer el tour por Aveiro desde un moliceiro, las embarcaciones típicas de la zona, que son parecidas a una góndola veneciana. Nos tocó un excelente guía que iba explicando lo que pasaba en cada zona en portugués y en español.
Hay bicicletas gratuitas y una zona súper animada y contemporánea de restaurantes.
Finalizado el recorrido por Aveiro, seguimos ruta a Costa Nova. Por recomendación de nuestro guía paramos a almorzar en Dori. La verdad es que no lo recomendamos, aunque tampoco estaba mal.
¡Costa Nova, una belleza!


Qué nos faltó por ver en esta zona:
Águeda. Yo tenía muchas ganas de ir a esta localidad, pero finalmente por despiste nos dimos cuenta cuando ya estábamos más cerca de nuestro siguiente destino. Coímbra también está por este sector, pero al interior y Fátima (que no lo teníamos en nuestra ruta, porque no nos llamaba especialmente la atención).

Empezamos el día tan temprano, que para la hora de la siesta de los niños, decidimos volver a la ruta. Afortunadamente y gracias a haber estado subiendo historias a Instagram en tiempo real, alguien nos recomendó parar en Óbidos. Un acierto, ya que está de camino a Sintra y vale mucho la pena.
Óbidos es un pueblo medieval chiquitito, de adoquines, perfecto para recorrer en poco rato y parar a tomar un café. Al llegar, caballeros con armaduras nos daban la bienvenida con sus espadas y escudos.

 

Qué nos faltó por ver en esta zona:
Nazaré. Aquí está la famosa ola de Nazaré para los amantes del Surf. Además es un pueblo, que por lo que nos habían comentado, tiene mucho ambiente surfista y eso nos gusta (aunque con suerte nos paremos en la tabla). También por la zona está Peniche, lugar que le tenía echado el ojo más que nada porque desde aquí salen lanchas a la Reserva Natural das Berlengas, una isla para visitar por el día con un fuerte y preciosas vistas.

Continuamos ruta y llegamos a Sintra aún con algo de luz. Dormimos en un Parking ubicado en la cancha de futbol de la zona. Se podía cargar agua, pero no tenía para descargar aguas (nosotros no lo necesitábamos, pero lo menciono para RV más grandes) y no tenía baños. Justo por debajo del Parking había un restaurant de hamburguesas con buena pinta y haciéndonos un poco los locos pudimos entrar y usar sus baños.
Cocinamos algo en nuestra cocinilla y a dormir después de un día de mucho turismo.

Día 3:
Recorrimos Sintra, vimos el Sintra National Palace, sus calles, sus vistas e inmediatamente me di cuenta que con un día nos quedaríamos cortos. La gente suele ir por el día desde Lisboa, pero a mi me gustó tanto que me habría quedado un día más. Nosotros amanecimos ahí, por lo que teníamos el día completo y aún así siento que anduvimos corriendo. Compramos entradas a tres de sus atractivos: Quinta da Regaleira, Palacio da Pena y Monserrat. Ojo que si van a visitar más de un palacio conviene comprar los tickets en la oficina de turismo, aunque el descuento para nosotros no fue tan significante porque Palacio da Pena y Monserrat eran de la misma agencia, pero Quinta da Regaleira no.

Para el Palacio da Pena nosotros logramos estacionarnos en un parking que está directamente en la puerta, no supimos si estaba reservado para transfers de grupos, pero no nos pusieron ni un problema. Dentro del recinto, suben y bajan buses cada 15 minutos desde la entrada hacia el palacio. El ticket cuesta 3 euros, pero afortunadamente una pareja buena onda nos ofreció sus tickets para poder usarlos. Una vez en el bus nos dimos cuenta que no los retienen, ni los timbran, ni nada, por lo que al salir también le dimos nuestros tickets a otra familia. Es muy chileno esto, pero si no quiere caminar, ni pagar... ya sabe! ;)

 

Horarios:
Monserrat (y la mayoría de los palacios) cierran a las 18:30, para que se organicen. Nosotros nos tomamos con calma el almuerzo en la plaza central y Monserrat no está en ese radio, por lo que entre llegar y caminar por sus jardines, no nos dio tiempo a entrar al palacete. Una pena :(

Monserrat - Sintra

Qué nos faltó por ver en esta zona:
Cascais, Estoril. Está al sur de Sintra en la Costa. Como tendríamos días de playa más adelante omitimos este punto, pero tenía ganas de conocerlo. Lo mismo que Casa da Adraga, ubicado al oeste de Sintra hacia la costa.

Cuando salimos de Monserrat porque estaban cerrando, seguimos ruta y nos dirigimos a Comporta. Llegamos al atardecer a este balneario chiquitito de casitas blancas y pequeños restaurantes con onda.

Nos estacionamos directamente en el parking de la playa. Tiene baños que funcionan de día, duchas para sacarse la arena, un quiosco, zona para reposeras y sombrillas, y otra zona para los que van con su toalla como nosotros.
Dentro del pueblo mismo, también hay una zona de Parking de campers y caravanas. Dudamos si quedarnos aquí, porque en teoría en la playa está prohibido, pero hablamos con un par de campers que estaban pernoctando ahí y nos dijeron que no pasaba nada, así que nos decidimos por la playa. ¡Una noche de free camping cerca del mar valía la pena!
Esa noche comimos en una Pop up store que tenía productos preciosos y una pizzería deliciosa.

El problema real de comporta, y motivo por el que yo NO volvería: sus mosquitos. Son una invasión, que al caer la noche te atacan en masa. Están en todas partes y al mínimo espacio en la ventana entran al camper haciéndote pasar la peor noche de la vida. Hablamos con gente local y nos dijeron que los mosquitos eran algo normal porque Comporta está al lado de un humedal, así que hay que acostumbrarse....

Restaurantes recomendados en Comporta:
En la playa de Comporta hay dos restaurantes muy recomendados (recomiendo reservar):
- Ilha do Arroz
- Comporta Café

En la playa de Pego: La Sal

En Comporta mismo:
- El Museo del arroz (también para copas).
- O Ze
- Cávalarica
- Gervasio (más local)

Otras recomendaciones:
- Pastelería A Tulipa (desayunos en Pego)
- Lavanda y Colmo Bar (tienda y smoothies)
- Gomes (vajilla portuguesa)


Día 4:
Pasamos una mañana de relax en la playa de Comporta y almorzamos en el parking. Durante la tarde emprendimos ruta a la costa Atlántica parando por Samouqueira, una playa preciosa que además tenía un campo lleno de avestruces justo al frente del estacionamiento.
Hay un montón de playas por toda esta costa en las que nos habría gustado parar. Playas de surfistas, muchos miradores y quebradas, toda la costa es preciosa. Nosotros hicimos la ruta por la carretera local para evitar los peajes y para poder desviarnos a las playas que teníamos marcadas.


Llegamos a Praia do Malhao y vimos el atardecer desde arriba. Esta playa también es otra maravilla.

Al fin, nuestra cuarta noche la pasamos en un camping real. Nos ubicamos en nuestro sitio de camping, donde pudimos cargar electricidad, agua, colgar la ropa, ir al baño y DUCHARNOS con agua caliente en baños impecables. Además tenía piscina, juegos para niños y supermercado. El camping es Orbitur en Sitava Milfontes. Para campers como el nuestro era bastante barato y por la razón precio/calidad, vale mucho la pena.

Qué nos faltó por ver en esta zona:
Playas que teníamos pineadas como Praia da Franquia, Praia de Almograve, Praia da Amália y Praia da Arrifana.

Día 5:
Rumbo a Sagres con una parada en el supermercado y a almorzar en el merendero Sta Susana con mesitas y agua para lavar. Hay muchos de estos "merenderos" en la ruta, en los que te cruzas viajeros y almuerzas cómodamente en mesitas al aire libre.
Recorrimos Sagres, un pueblito surfero con mucha onda. Tiene un fuerte y el Cabo de Sao Vicente, justo al lado de la zona de pernocta para campers. Su playa más bonita es la de Beliche.

Sagres


Hicimos una visita técnica a la tienda de vajilla y souvenirs para sacar unas fotos (les dejo las coordenadas: 37.008763, -8.946822). Paramos en Praia do Martinhal un par de horas, pero finalmente desistimos de dormir en esta zona por ser muy ventosa y no muy cómoda para los niños. Preferíamos playas más tranquilas sin tanto viento en el Algarve.

Continuamos a Lagos y nos instalamos en el Camping Trindade. Lo encontramos de casualidad ya que teníamos otros puntos de pernocta marcados. Es un camping de una calidad que dista mucho al de Milfontes, pero al menos tenía baños y duchas con agua caliente, así que no lo dudamos, además era walking distance del centro y de las playas (está en Estr. da Ponta da Piedade por detrás de Iberlagos).

Qué ver en Lagos:
Praia dos Estudantes
Praia do Pinhao
Praia Dona Ana
Praia do Camilo
Ponta da Piedade

Praia do Camilo - Lagos

En esta zona hay muchos view points, acantilados y miradores. Da para muchos días, se puede recorrer bastante desde Lagos, si es que quieren escoger este punto como base, aún así, yo recomiendo elegir distintos puntos para dormir dentro del Algarve para no tener que estar todo el día en el auto.

El centro de Lagos es súper animado. Su calle "principal" es Rua 25 de Abril (junto con sus calles aledañas) y en ella encontrarán cientos de restaurantes, bares, música en vivo, tiendas, carrusel para niños, camas elásticas y mucha vida por donde se mire. Ahora, hay que mencionar que es mega turístico y que por ende, está bastante lleno.

Día 6:
Después de disfrutar de la civilización, recorrer las playas, hacer turismo, pasear hasta entrada la noche y darnos un gustito en un restaurant italiano del centro, decidimos al día siguiente abandonar el camping y volver a disfrutar de una noche de wild camping en alguna playa de la zona. Así dimos con Praia Marinha: una belleza de playa que gozamos hasta que se puso el sol, siendo los últimos en abandonar el lugar sin preocupaciones ya que habíamos decidido dormir en la entrada de la playa para amanecer con vistas al mar. Cocinamos algo rico, conocimos algunos viajeros y nos despertamos al día siguiente con los primeros rayos de sol. Un sueño.

RIP REFLEX: A partir de este momento casi no tenemos fotos, porque mi Reflex murió y tuvimos que seguir sacando con el teléfono.

Día 7:
Seguimos recorriendo playas cuan nómades. Bajándonos con aperitivo, comida para los niños y sin horarios ni planes.

Hicimos un Paseo a Benagil, ya que queríamos visitar la famosa cueva. Lamentablemente, aquí chocamos con las limitaciones de viajar con niños. No nos dejaron arrendar un kayak, ni un SUP, ni ir nadando. La única opción de visitar las cuevas era en un barquito guiado en el que visitas muchas cuevas y playas, pero no te dejan bajarte. Una decepción... Aún así, recomiendo el tour (el corto ya que hay dos tipos de tour), los niños lo pasaron bien y es muy lindo ver las playas desde otra perspectiva.

Recomendamos llegar temprano o a última hora para disfrutar de la cueva para ti solo y no tener que hacer fila ni esperar por un kayak. Un mes después de estar en Portugal, otros viajeros que seguimos por las redes y que también viajan con su hija, fueron a Benagil con un bote inflable, excelente solución para poder ir a las cuevas sin tener que depender de las empresas que ahí operan.
La playa de Benagil no tiene más gracia que la cueva, así que finalizado el paseito nos fuimos a pasar el día a Praia Albandeira, una preciosidad que recomiendo recorrer por abajo y por arriba para ver su arco de piedra.

Qué nos faltó por ver en esta zona:
Hay cientos de playas y sabemos que nos faltaron muchas. Algunas a las que sólo se accede por agua, otras cruzando cuevas, otras con 4x4 etc. Es mejor ir descubriéndolas según el tiempo y condiciones de cada uno. Aún así, nos habría gustado visitar Praia do Carvalho, las cuevas de Algar Seco (Carvoeiro), Praia da Senhora da Rocha, Galé etc. Nunca tuvimos en los planes llegar hasta Faro, pero como comentaba en mi post anterior, lo ideal habría sido devolver el camper en Faro y volar de aquí a Madrid, para evitar tener que volver a subir a Lisboa. Del Algarve a Lisboa son 2 horas y media aprox.

Día 8:
Playas toda la mañana y traslado a Lisboa durante la tarde. (Albandeira-Lisboa 2 horas y 36 minutos, con una parada en estación de servicio).
Una vez en Lisboa recorrimos LX Factory y comimos en Sushi Factory. LX Factory vale mucho la pena, es una zona industrial rescatada llena de restaurantes y galerías de arte. El restaurante de sushi estaba increíble, aunque tuvimos que esperar bastante y eso que teníamos prioridad por ir con niños (sí, que maravillosa ley jajaja). También nos llamó la atención el Restaurant Méxicano Mez Cais LX, porque estaba repleto y por su curiosa decoración de lucha libre y su ring de lucha en el centro.
Llegamos al atardecer por lo que pudimos disfrutar la zona con luz de día y luego iluminada.
No se pierdan el rooftop de Río Maravilha, en teoría es la azotea más bonita de Lisboa.

  

A pesar de tener nuestra camper estacionada en un buen parking de Lisboa, Francisco nos quiso regalar una noche en el Hotel Sao Bento. Excelente hotel tipo ejecutivo, con cuna, buena habitación y excelente desayuno.

Día 9:
Mañana en Belem: No me llamaba especialmente la atención, porque teníamos poco tiempo y prefería recorrer Lisboa, pero una vez ahí descubrimos que es un oasis de calma a 10 minutos de esta loca ciudad.

En Belem visitamos (todo a pie):
Monasterio de los Jerónimos
Torre de Belem
Monumento a los Descubrimientos, al que subimos para ver las vistas.
Y los famosos pasteles de nata conocidos como "Pasteis de Belem" desde 1837


Después de una mañana de paz, volvimos al centro de Lisboa para almorzar en en famoso Time Out Market, un mercado como todos los que existen en las grandes ciudades con diferentes opciones para comer con menús para todos los gustos. Almorzamos comida asiática y probamos aquí también los famosos Pasteis de Nata.

 



Después de un buen almuerzo y con nuestra camper estacionada en la entrada del mercado, nos encaminamos a recorrer Lisboa a pie.

Empezamos con la Pink Street, que estaba a pocas cuadras de donde estábamos. Instagram a veces te hace imaginar lindos barrios de calles rosadas, pero la verdad es que es un callejón algo "carreteado" que no vale mucho la pena.


Continuamos hacia la Plaza del Comercio, una explanada con distintos edificios emblemáticos y el conocido "Arco da Rua Augusta", que enmarca y da inicio a la calle peatonal y comercial del mismo nombre. Esta calle tiene todas las tiendas conocidas, terracitas, restaurantes y en uno de sus callejones nos encontramos con el antiguo Elevador de Santa Justa. A pocos metros del Arco encontramos también la Catedral de Lisboa y Casa dos Bicos.


Si siguen caminando por la Rua Augusta, podrán llegar a la Plaza Pedro IV y algo más arriba encontrarán el Jardín de Sao Pedro de Alcántara.

 



A partir de este punto ya emprendemos el retorno a nuestro Camper así que toca "descender", pero antes nos dirigimos al Barrio Alto de Lisboa, un barrio Bohemio para aprovechar de perderse entre sus calles y disfrutar las vistas. Nos quedamos con las ganas de visitarlo de noche y salir a tomar algo. Continuamos bajando hasta el Elevador de Bica, para finalmente llegar molidos nuevamente al Time out Market. Este paseo es como un círculo en el mapa, se puede hacer perfectamente a pie, pero hay que considerar que Lisboa, al igual que Oporto, tiene muchas subidas y bajadas.

Qué más vimos en Lisboa:
Al entrar y salir de Lisboa, verán el maravilloso puente rojo "Puente 25 de abril" y el gran Cristo, "Santuario de Cristo Rey", mirando hacia él.

Recomendaciones para comer en Lisboa:
Brunch:
Zenith
Choupana Caffe
Amelia Lisboa
Fauna y Florao
Nicolau
Basilio

Restaurant:
Pesqueiro 25
Bardouro
O Chiado
Sushi Factory en LX Factory
Taberna Bairro do Alillez

Para tomar algo:
Atardecer en Pinto Final
Café con vistas en Portada do sol
Silk
Rooftop Topo
Copas en Pink Street
Río Maravilha Rooftop en LX Factory

Qué nos faltó en Lisboa:
Castillo de San Jorge: Como estábamos a pie y teníamos el auto hacia el otro lado, nos desviaba mucho y tuvimos que perdernos el castillo, lo mismo nos pasó con el Palacio de Queluz, ya que está más retirado del centro.
Quisimos subir al Tram 28, pero el personal de nuestro hotel nos recomendó no ir con los niños y el coche, debido a que hay zonas en las que es literalmente una "lata de sardinas" (cito textual). Si se animan a subir, el Tram 28 recorre los principales atractivos turísticos de la ciudad. Es mejor tomarlo en la primera parada para lograr asiento y ojo con los carteristas!
Por último, Lisboa está lleno de miradores para perderse entre los techos y las vistas de la ciudad: Miradouro Santa Catarina, Miradouro da Nossa Senhora do Monte Belverde o Mirador de Santa Lucía.
El aeropuerto está muy cerca de la ciudad, pero el tráfico puede ser algo intenso. Como estábamos advertidos, empezamos nuestra retirada con tiempo, lavamos nuestro pequeño Camper, lo devolvimos y dimos por finalizado nuestro memorable viaje en Camper por Portugal.

¡Lo recomendamos tanto tanto! De verdad creo que es la mejor manera de recorrer este país, que sin duda, nos obligará a volver por todos los destinos y lugares que nos dejamos en el tintero.

¡Buenas rutas amigos y gracias por leer!




También te puede interesar...

0 comentarios

Mis favoritos

Mis favoritos
"Lo que aprendí en Calcuta"